Łączna liczba wyświetleń

niedziela, 4 grudnia 2011

DELINCUENTE CONVERTIDO EN SACERDOTE

Un buen arrepentimiento es la mejor medicina que tienen las enfermedades del alma.
Miguel de Cervantes 

En una misión dada en Aquisgrán en el año del Señor 1868, un misio­nero contó una historia que impresionó profundamente al auditorio. Dijo así:

“Hace algunos años estaba una pobre madre en el lecho de muerte rodeada de todos sus hijos, ex­cepto uno solo, que se hallaba en el fondo de un castillo condenado a cinco años de prisión por un delito que había apresurado, sin duda, la muerte de su madre. Habiendo sido vanas todas las tentativas para reclamar al preso, quiso la piadosa madre hacer un último esfuerzo y pidió que su hijo viniese a su lecho de muerte. Transmitido el ruego de la moribunda al Comandante de la fortaleza, permitió éste que el desventurado hijo, acompañado de guardias, fuese condu­cido al lecho de muerte de su madre. 

No podía ésta pro­nunciar palabra alguna, pero recogió sus últimas fuerzas y dio a su hijo una profunda mirada. Esta mirada materna produjo el milagro. Vuelto el hijo a su celda, cayó de ro­dillas y derramó abundantes lágrimas, después de lo cual borró sus pecados con una dolorosa confesión. 

Pero fué más lo que con él hizo la gracia de Dios: una vez cumplida la condena, se hizo sacerdote. Pues bien, este hijo soy yo. Co­brad, pues, queridos hermanos, ánimo y confianza: pueden ser enormes los pecados, pero la bondad y misericordia de Dios es mayor todavía.” 

Estas palabras del predicador con­movieron a todos los oyentes, que concibieron una gran confianza en la misericordia de Dios y confesaron con gran dolor sus pecados.

Francisco Spirago, Catecismo en ejemplos,
T. 1, Editorial POLÍGLOTA, Barcelona 51941, p. 119-120.

Brak komentarzy:

Prześlij komentarz