Łączna liczba wyświetleń

piątek, 9 grudnia 2011

¿Y DESPUÉS? - SAN FRANCISCO DE ASÍS Y EL ALBAÑIL

El llamado juicio especial o particular tiene lugar en el momento de la muerte de cada individuo. El juicio universal, que también se llama final, tendrá lugar en el último día, es decir, al final de los tiempos, en la venida del Señor. 
[Youcat 157]

¿Y DESPUÉS?

San Felipe Neri
Llegó una vez a San Felipe Neri (†1595) un estudiante llamado Francisco Spazzara para pedirle auxilio. Se lo dio el santo y le preguntó qué quería ser. El estudiante contestó: «Quiero ser abogado.» Replicó el santo: «¿Y después?» Y el estudiante respondió: «Después ganaré mucho dinero con mi elocuencia.» Volvió a preguntar el santo: «¿Y des­pués?» Le respondió el estudiante: «Después me procuraré una buena vejez.» Preguntó de nuevo Felipe: «¿Y después?» Se entristeció con esto el joven y se fue triste y pensativo. Las palabras «¿Y después?» resonaron siempre más en sus oídos y no pudo ya apartarlas de su pensamiento. Ellas le convirtieron en un hombre devoto y virtuoso.

SAN FRANCISCO DE ASÍS Y EL ALBAÑIL

Representación de San Francisco de Asís, en un fresco de Cimabue en la Basílica de Asís,
se cree que es la imagen más fiel del santo
San Francisco de Asís (†1226) se encontró en cierta ocasión con un albañil y le saludó amigablemente. Pronto se cruzó entre ellos el siguiente diálogo:

Preguntó el santo: «¿Qué hacéis aquí, caro maestro?» Contestó el albañil: «Estoy todo el día construyendo.» El santo: «¿Y por qué construís?» El albañil: «Para ganar dinero.» El santo : «¿Para qué queréis ganar dinero?» El albañil: «Para comprar pan.» El santo: «¿Para qué queréis el pan?» El albañil: «¿Para qué queréis que sea? Para poder vivir.» Preguntó finalmente el santo: «¿Y para qué fin vivís?»

A esta pregunta, el albañil, al cual resultaban todas ellas cargosas, se quedó abatido y no replicó palabra. La respuesta se la dio entonces San Francisco, recordándole el último fin del hombre.

Spirago Francisco, Catecismo en ejemplos, 
Editorial POLÍGLOTA, T. 1, Barcelona 51941, p. 7.

Brak komentarzy:

Prześlij komentarz