Łączna liczba wyświetleń

czwartek, 21 kwietnia 2016

BÁLSAMO SUAVE

Estando la Siria contigua a la Palestina y habiendo sido en su tiempo un plantel de santidad, no pueden menos de encontrarse allí excelentes muestras de la antigua piedad hacia la reina del universo.

A legua y media de Damasco, que era la capital de la Siria, habíaen lo antiguo un hermoso monasterio llamado Saidaneida, del que no ha quedado más que una capillita. Allí había una milagrosa imagen de nuestra señora; llevada primeramente de Constantinopla a Jerusalén y donada después por un patriarca de esta ciudad a la abadesa de aquel monasterio. La imagen pintada en una tabla se había incorporado de tal suerte en la misma tabla con el transcurso del tiempo, que hubiera sido imposible borrarla.

Cuentan los que la vieron, que manaba continuamente de ella un bálsamo tan suave y provechoso a toda clase de enfermos, que había un concurso no interrumpido de cristianos, de turcos y de sarracenos y particularmente en los días de la Natividad y de la Asunción de la Virgen. Lo más admirable era que por más bálsamo que se sacase, nunca dismina.

Habiendo quedado ciego el soldán de Damasco en el año 1263, recurrióa este bálsamo, con el que se untólos ojos y recobró enteramente la vista; por cuyo beneficio se sintió obligado e inspirado a fundar una lámpara de plata que ardiese continuamente delante de la imagen de la Virgen. Así lo hizo dando para este efecto doce medidas de aceite al año.

Al siguiente que fue el de 1204, acaeció una cosa mucho más extraordinaria y que acrecentó sobremanera el concepto de nuestra religión entre los sarracenos, porque al rededor de la natividad de la Virgen el aceite milagroso que había en el vaso, se halló convertido en carne y fue visto de muchas gentes que acudieron de todas partes.

Francisco Poire S.J., La tríplice corona de la bienaventurada Virgen María, Madre de Dios, tejida de sus principales grandezas: de excelencia, poder y bondad, y enriquecida con diversas industrias para amar, honrar y servir a esta Señora, Tomo 1, Madrid 1854, págs. 448-449.

Brak komentarzy:

Prześlij komentarz