Łączna liczba wyświetleń

poniedziałek, 25 kwietnia 2016

CURACIÓN PRODIGIOSA

Miguel Ramón Borrás, vecino de Bogotá (Colombia) contó este caso, acaecido a su hijo: El niño Miguel Orlando Borrás Azuero, de 13 años, sufrió un serio ataque de nefritis, complicado con edema cerebral, viniendo a quedar durante tres días completamente ciego, privado del conocimiento, paralizado, en fin, casi muerto. Por tal lo reputaban.

Nada menos que once médicos examinaron al pequeño paciente en la clínica Marly de Bogotá, y todos a una lo declararon desahuciado.

La madre del niño, en el colmo de la desesperación, pero también en el de la confianza, pidió fervorosamente a la Virgen del Carmen, cuyo bendito Escapulario estaba pendiente en el cuello del enfermito, que le concediera milagrosamente la salud al hijo de sus entrañas.

Así sucedió. Al tercer día de aquella muerte aparente, Miguel Orlando, a la vista atónita de cuantos observaban el fenómeno, comenzó a recobrar la salud, volviendo en cierto modo a nacer, pues, el 17 de diciembre, día en que tuvo principio la mejoría, era precisamente su cumpleaños.

Para testimoniar a la Virgen del Carmen nuestro eterno agradecimiento, hemos mandado celebrar una Misa Solemne en su honor, en el mes de julio, consagrado a Ella por la piedad cristiana.

Rafael María López-Melús, Prodigios del Escapulario del Carmen,
Editorial Apostolado Mariano, Sevilla, págs. 66-67.

Brak komentarzy:

Prześlij komentarz