Łączna liczba wyświetleń

wtorek, 26 kwietnia 2016

RECOBRA LA VISTA UNA CIEGUECITA

En Jerez de la Frontera, en 1952, sucedió este prodigio: una niña había quedado cieguecita, víctima de una meningitis tuberculosa, sin que los médicos diesen la menor esperanza de recuperar la luz extinguida en las pupilas de la candorosa y angelical niñita.

-“Sólo un milagro -había dicho un médico fervoroso a la buena madre- le podría devolver la vista.

“El corazón de la piadosa madre había ido disponiendo el corazón de su amada y angelical hijita con una fe, una humildad y perseverancia, a la que no sabe resistir jamás el corazón clementísimo y dulcísimo de la Madre de Dios.

Y con aquella fe que quebranta las piedras y hace trasladar los montes, susurra en el corazón de su inocente hija:

-“Pero si no te hace el milagro, es que no lo merecemos o que te conviene más la ceguera para tu salvación”.

En estas condiciones, y con el convencimiento ciertísimo de ser escuchadas y atendidas, llegó la hora del besamanos a la Virgen. Cuando se acercaba la madre, entre medrosa y confiada, y sugería a su hija que esperase contra toda esperanza el ser oída y atendida por la bondad de nuestra dulce Madre, la tierna niña, dando un suspiro de amor y poniendo su alma en los labios para besar el Santo Escapulario, sintió un escalofrío y un estremecimiento súbito en todo su ser, y de pronto:

-“¡Madre, que veo a la Virgen! ¡Qué lindísima es!”

Todos los circunstantes sintieron el escalofrío de lo sobrenatural y lo sublime, y con las gargantas anudadas rindieron el tributo más grande de amor a nuestra Madre Coronada.

Rafael María López-Melús, Prodigios del Escapulario del Carmen,
Editorial Apostolado Mariano, Sevilla, pgs. 77-78.

Brak komentarzy:

Prześlij komentarz