Łączna liczba wyświetleń

piątek, 28 kwietnia 2017

TU DEVOCIÓN ME COMPLACE

Las madres no contabilizan los detalles de cariño que sus hijos les demuestran; no pesan ni miden con criterios mezquinos. Una pequeña muestra de amor la saborean como miel, y se vuelcan concediendo mucho más de lo que reciben. Si así reaccionan las madres buenas de la tierra, imagínense lo que podremos esperar de nuestra Madre Santa María.
San Josemaría Escrivá de Balaguer

San Bernardino de Sena, siendo aun joven, tenía tanto gusto en la devoción a las imágenes de la Virgen santísima que visitaba todos los días la que se hallaba sobre una de las puertas de la ciudad de Sena. El celo del Santo fue tan agradable a esta buena Madre que le procuró la gracia de su vocación religiosa; y después de haberlo llenado de bendiciones en la Orden de san Francisco, cuyo hábito vistió, se dignó aparecérsele un día y dirigirle estas palabras: 

«Tu devoción me complace, y te concedo como prenda de una recompensa mayor el talento de la predicación y la gracia de poder obrar milagros: son estos unos dones que he alcanzado de mi divino Hijo en favor tuyo; y a eso te añado la promesa que serás participante conmigo de la eterna bienaventuranza en el reino de los cielos.» 

Los resultados justificaron la verdad de esta aparición; porque san Bernardino fue uno de los más insignes predicadores: ilustró la Iglesia con el resplandor de su doctrina, de su santidad y de sus milagros. 

El mes de mayo consagrado a María, obsequio que a esta gran Reina tributa la piedad cristiana todos los años en la parroquial iglesia de Santa María del Mar de esta ciudad, Barcelona 1847, pgs. 7-8.

Brak komentarzy:

Prześlij komentarz